Si visitas Selva Mágica no puedes perderte la experiencia de salir como una bala a toda velocidad y bajar a toda velocidad desde el punto más alto del parque. ¡Sólo los más valientes se atreven!